6:50 am - Jueves, 30 de Marzo de 2017

Inicia el proceso de entrega de armas de las FARC en Colombia.

Llegó el día más esperado en Colombia desde la firma de la paz con las FARC: la guerrilla ha comenzado este miércoles el proceso de entrega de sus armas, que quedarán bajo el control de la misión de Naciones Unidas en el país.

Un paso irreversible que confirma el fin del movimiento guerrillero más potente y antiguo de América, que a partir del 1 de junio deberá comenzar su reconversión en partido político.

Los acuerdos determinan que este miércoles las FARC debían entregar el 30% de sus armas individuales (las únicas que pueden llevar dentro de los campamentos). Lo que se inicia durante esta jornada es la primera fase de este proceso. La misión de la ONU identificará cada uno de los fusiles y al combatiente al que pertenece, a los que se asignará un código de barras. Como ha sucedido desde que se iniciaron las primeras conversaciones en La Habana en 2012, se esperan retrasos en el calendario. El desplazamiento de los 6.900 guerrilleros a las 26 zonas veredales y transitorias debería haberse cumplido en dos semanas, pero se prolongó dos meses.

La única fecha en la que las tres partes (Gobierno, ONU y FARC) parecen estar de acuerdo en que es inamovible es el 1 de junio; entonces, todas las armas deberán estar en los contenedores de Naciones Unidas (todavía por instalar) y el material pesado (municiones, minas, explosivos) tendrá que haber sido destruido. Los 322 guerrilleros del mecanismo de monitoreo y verificación serán los primeros en entregar sus fusiles. El proceso será progresivo: el 30% de las armas en la primera fase, a partir del 1 de mayo otro 30% y el 40% restante antes de junio.

La misión de Naciones Unidas cuenta con 450 observadores, que ya empiezan a trasladarse a los campamentos para controlar la entrega. Los guerrilleros han proporcionado la localización de sus ‘caletas’ (casa o lugar de refugio), los escondrijos en selvas y campos donde conservan el resto de su armamento. Hasta allí llegarán los artificieros de la ONU para destruir bajo control el material inestable y recoger armas largas como las ametralladoras.

‘Prohibidas’ las imágenes

Por el momento, no habrá imágenes de los guerrilleros entregando sus armas. Para las FARC, su fusil ha sido históricamente el símbolo de su lucha y no quieren que los medios de comunicación registren el momento en el que renuncian a la lucha armada. En lo que sí insisten los altos mandos es que el proceso es “irreversible”, aunque les preocupa su seguridad jurídica en lo referente a la aplicación de las leyes de amnistía e indulto, que están avanzando más lentas de lo que habían previsto.

Ya lo adelantó Jean Arnault, jefe de la misión de Naciones Unidas, quien publicó una misiva el 17 de febrero alertando de la necesidad de reajustar los tiempos debido a los retrasos en el desplazamiento. La dificultad de habilitar los campamentos, la presencia de células armadas herederas del paramilitarismo en las regiones y las complicaciones logísticas del tránsito de los guerrilleros han sido los principales contratiempos. El Gobierno, a través del Alto Comisionado de la Paz, contestó que no le parecía “razonable” dilatar el calendario.

Los observadores internacionales coinciden en que el cronograma es demasiado precipitado: el IRA tardó siete años en dejar todas sus armas desde el Acuerdo del Viernes Santo en 1998 y las Autodefensas Unidas de Colombia (los paramilitares) se prolongaron casi dos años en desarmarse a principios de este siglo. No es ningún secreto que el Gobierno de Juan Manuel Santos ha tratado de agilizar el proceso para evitar que se mezcle con el comienzo a mediados de este año de la campaña presidencial de 2018.

“Hoy es un día histórico para el país: las FARC dicen #AdiósALasArmas, para cambiar la violencia por la reconciliación. #LaPazAvanza”, decía este miércoles el presidente colombiano en su cuenta de Twitter. Es consciente de que tiene que amortizar las noticias positivas en el acuerdo con las FARC, pues las conversaciones con el ELN, la segunda guerrilla del país, amenazan con dilatarse y frustrar su proyecto de “paz completa” durante su mandato.

Archivado en: Internacionales

No hay comentarios aún

Dejar un Comentario